lunes, 23 de abril de 2018

Pañuelos en compañía



Esther es de mis amigas más antiguas. Vivía a pocos metros de mi casa por lo que casi siempre veníamos del colegio juntas contándonos nuestras cuitas y nuestros sueños. Tengo fotos de cuando teníamos unos 16 años, en aquellos tiempos gloriosos de veranos infinitos, un día de playa en Las Teresitas con la pandilla de entonces. Después vinieron mis estudios fuera, las bodas, los hijos, los trabajos en sitios distintos, y luego nos perdimos la pista en años. Y de repente un día, en un viaje a Londres ¿a quién me encuentro en la  guagua de una excursión organizada a Stratford y a Oxford? A mi amiga Esther, con su marido y su hija. Besos, abrazos y ¡qué benditas casualidades se dan en la vida! Fue como si no hubiera pasado el tiempo.

Después ya todo fue muy fácil y hace cerca de 20 años que retomamos los ratos de charla y confidencias, un gintónic al atardecer frente al mar de vez en cuando y eso tan bueno que llamamos amistad.

Casi todos los meses nos reunimos con nuestro grupo de amigas del colegio y hacemos un "tour" (ver una exposición o hacer alguna visita a un lugar interesante...) con una comida posterior en amor y compaña. Ahí está siempre la sonrisa de Esther que, igual que le ha echado coraje a la vida y a todas sus contrariedades, ahora ha sido igual de valiente frente al cáncer. "Es lo que toca", dice sin hacer aspavientos ni verlo como una tragedia. "Pero no me gustaría que se me cayeran las pestañas", puntualiza. Y el cielo parece haberla oído porque sigue igual de guapa con sus preciosos ojos de siempre.

La semana pasada hicimos nuestra acostumbrada fiesta anual en mi casa. Es un día especial en el que todas procuramos asistir, incluso las que viven en otra isla o en la península. Cada una trae un plato rico, hay regalos y sorpresas, Chari nos da un CD con las más de 600 fotos del año, Nievitas reparte exquisiteces palmeras, y algunas traen libros ya leídos para quien los quiera... Sobre todo, hablamos, nos reímos y nos damos cuenta de que un grupo como el nuestro de 24 amigas, tan distintas, que se conocen desde hace más de 60 años, se sustenta especialmente en todo lo compartido, en la confianza, en la tolerancia y en el buen humor.

Este año en el que a Esther ya solo le queda la última sesión de quimio y apareció con su pañuelo en la cabeza, todas sacamos nuestros pañuelos y nos los pusimos también. Y mientras nos reíamos con ella comparándonos con la vieja del visillo, con Lord Byron, con el pirata de la pata de palo, con un motero o con la Bruja Peruja, brindamos por todo lo bueno y dimos por hecho que lo de menos es el pelo o el peinado, y que lo de más es todo lo que la queremos y la admiramos.

Roguemos para que siempre ondeen pañuelos solidarios por todos los que en este momento plantan cara al destino. Incluida mi amiga Esther.

(En la foto, algunas de mis amigas con Esther en la comida del miércoles pasado luciendo pañuelos)

60 comentarios:

  1. Dí que sí,todas muy guapas,un beso grande para "ella" que está estupenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, yo le digo que hasta más guapa está. Hay una luz nueva en las mujeres que luchan.
      Gracias, Iris.

      Eliminar
  2. He tenido el placer y el honor de estar en esa reunión anual de primavera. Cuantas emociones, risas, buena comida, buenas bebidas, pero sobre todo, lo más hermoso es la manifestación de solidaridad hacia Esther. Qué gran mujer. Como hace frente al problema, olvidándose de él y haciéndonos olvidar a las demás, que existe. Lo superará, estoy segura, como ha superado tantos otros. Ánimo, valiente!!!. Espero que el próximo año, luzcas una hermosa melena y sigas dándonos ánimos a todas estas amigas del Patio del Colegio. Eres un ejemplo a seguir
    Gracias, Isa por dedicar no sólo a Esther, sino a todas nosotras, tu comentario de los lunes. Me ha emocionado. Qué bien sabes llegar a lo más profundo del sentimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Ani, por todo lo que hemos compartido. En realidad, este post es para todos los que se han enfrentado a retos de este calibre alguna vez. Y también para nosotras, las amigas de hace tiempo, porque a todas nos ha tocado un momento chungo en la vida en que hemos dicho lo mismo que Esther, "Es lo que toca". Y hemos añadido: "P'alante".
      Pero nosotras sabemos que "nada consigue derrotar a la alegría por la vida vivida". Se lo leí al filósofo Manuel Cruz y me dije: "Esto es lo que demostramos mis amigas y yo en cada reunión que hacemos". Pues eso.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Precioso relato sobre esta pandilla y el fenomenal apoyo que se dan unas a otras.Es Medicina de la buena y el dinero no la puede dar.¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Esther, está demostrado que el apoyo, el cariño, las biografías comunes (los "¿te acuerdas aquella vez que...?") de los amigos son sanadores. Y con los muchos años las amistades se profundizan y agigantan. No los cambiaría por todos los termalgín del mundo.

      Eliminar
  4. María del Pilar Valenzuela García23 de abril de 2018, 14:32

    Mucho ánimo a Esther, amigas así son, sin duda, la mejor terapia..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, Pili. Ella por ahora no se ha perdido ni reunión, ni paseo ni conversaciones. Como tiene que ser.

      Eliminar
  5. Ignacio Luján García San23 de abril de 2018, 14:33

    Mucho animo y fuerza
    Gracias Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Ignacio. Tú sabes bien lo que es el apoyo de los amigos. En la película mil veces vista "¡Qué bello es vivir!" el ángel Clarence le deja al protagonista un mensaje que dice: "Recuerda que nadie fracasa si tiene amigos". Este post es otra manera de expresar lo mismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. América Esperanza León González23 de abril de 2018, 14:34

    Que mejor manera de enfrentar lo que toca. Magnífico grupo de mujeres. Salud para todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí, América, es un estupendo grupo. Porque a pesar de lo distintas que somos, de las diferentes tendencias e ideas que tenemos, cuando nos reunimos, nos encontramos tan cómodas como cuando estábamos hace 60 años en el patio del colegio cambiando estampitas de "Sissi emperatriz". Y eso no tiene precio.
      Salud para ti también y un gran abrazo.

      Eliminar
  7. Clara Delgado Martín23 de abril de 2018, 14:35

    Muy bonito ISA, fue un lujo estar todas juntas esta semana y de verdad que una "rejuvenece" con risas, chácharas y algún que otro cántico, aunque no me haya puesto pañuelo, no me sentí menos solidaria, un beso para todas y para Esther mucho ánimo y que siga igual con esa actitud maravillosa y valiente, que nosotras estamos ahí para lo que desee y ella lo sabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sé que hay alguna que no se lo puso porque "ya bastante me hizo sufrir mi madre poniéndome cosas en la cabeza". A mí, sin embargo, me encantaba. Con una pamela me sentía tan ufana como Escarlata O'Hara.
      Pero aquí lo importante era hacerle sentir a Esther que estábamos con ella para lo bueno y para lo malo. Y creo que, como dices, ella lo sabe.
      Me gustó lo del rejuvenecimiento y me encantó que al día siguiente todavía no hubiésemos parado de reírnos. "El pájaro tiene su nido. La araña tiene su tela. Y el ser humano tiene la amistad", dijo William Blake, que "pa" mí que sabía lo que decía.
      Un abrazo, Clari.

      Eliminar
  8. Juan Antonio Núñez23 de abril de 2018, 14:37

    Me ha encantado tu publicación. No me cabe duda de que la autoconfianza, la presencia de animo, y en suma la valentía y el coraje para hacer frente a esta fiera, es la mejor de las armas para vencerla.

    Y me da envidia, a la vez que admiración, ver como son capaces de reunirse todos los meses las amigas del colegio y hacer una gran fiesta al año. Nosotros nos juntamos a comer unos pocos una vez al año decimos las mismas tonterías y enseguida de terminar cada uno se va a lo suyo y ......hasta el año que viene si todavía sigo vivo y en condiciones.


    En La foto hay un par de caras que me suenan mucho pero no te veo a ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo lo que he leído sobre el tema dice lo mismo, Juan Antonio: el valor cura. Y junto con esto, la compañía de los demás, el estar informado para desterrar incertidumbres, el ver la vida positivamente.

      Y tienes razón también en que es una suerte tener un grupo de amigas así. Es verdad que nos hablamos todos los días (¡bendito wasap!) y que eso contribuye a que formemos parte de la vida de las demás. En el grupo hay muchas que viven solas y confiesan que nunca han experimentado la soledad gracias a todas. Incluso aunque no entren al "patio" (como lo llamamos), saben que siempre estamos ahí.

      Éramos 20 y solo salieron 10. La puse porque todas están con el pañuelo y en otras más completas había algunas que sí y otras que no. Es difícil fotografiar a todas porque en estas fiestas cada una anda por su lado alegando con unas y otras, lo que convierte al fotografiarnos en un "aquí te pillo, aquí te mato".
      Te suenan las caras porque muchas eran del Toscal.

      Eliminar
  9. Hoy me ha emocionado tanto tu escrito como el comentario de Ani, que suscribo totalmente. Que así sigamos. Gracias, enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Ursulita, que así sigamos, que ya son muchos años de saber de qué pie cojea cada una y que somos gente de fiar. Y a vivir que son dos días.
      Ya sabes que te quiero.

      Eliminar
  10. Esther Casañas Morales23 de abril de 2018, 16:33

    Guapo y Solidario grupo. Es una suerte , encontrarse todas juntas. Salud y un abrazo. Esa es la mejor medicina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde esté una amiga que se quiten de delante los termalgines y los prozac. Así que imagina si es un grupo de amigas. Como dices, una suerte enorme.
      Gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me encanta tu grupo de amigas del cole, Jane, desde la distancia y sin conoceros, solo por lo que cuentas por aquí. Estáis divinas.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Este año además celebramos el cumple de los 70 de las benjaminas del grupo que somos 6 ¡Que ni poco presumimos de ser las jóvenes! Ahora no se celebran más hasta que las "puretas" empiecen a cumplir los 80 :-D . Otra cosa, no, pero animosas y optimistas...
      Otro abrazo para ti, Dorotea.

      Eliminar
  12. Que bonito relato .Mi hermana estaba tan guapa con su pañuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amiga Carmeliña también estaba guapísima incluso sin pañuelo cuando le tocó. Y es que la belleza está, como dicen en la canción, en el interior.
      Un beso, Loly, y gracias.

      Eliminar
    2. Yo las llamo mis guerreras espartanas.

      Eliminar
    3. Pues no es mal nombre. Como los espartanos son valientes y disciplinadas. Y como ellos, convencidas de que triunfarán.

      Eliminar
  13. Mónica G. Martín Tejera23 de abril de 2018, 17:54

    Qué bueno, mira que son noveleras!!! Jajaja Arriba la amistad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, Mónica, la novelería nos puede. Ya estuvimos el otro día organizando una salida a ver una exposición de fotos en mayo; tenemos un viajito proyectado en junio, el ir al sur en julio y algo dijeron de septiembre. ¡Arriba la amistad... y la marcha!

      Eliminar
  14. Isa, estoy emocionada, la verdad es que vivir la experiencia del 18 de abril, ya lo sabes, fue maravilloso. Fue un salir de La Palma, el tiempo buenísimo y ¡perder el pañuelo! Toda una odisea para pasar uno de los días más felices. La verdad es que sí, así pasó también con las que vinieron de Las Palmas. Es maravilloso ver la amistad, cada día creo más en este patio donde unas a otras nos ayudamos y nos queremos. Tu casa se vistió de lujo, los claveles de aire parecía que estaban dándonos los buenos días, la capa de la reina, la enredadera... Y los aperitivos ¡dios mío, todo estaba buenísimo! y es por el cariño con que todas hacemos lo mejor para llevar ese día.
    Regresé con un mar de nubes precioso y el Teide sobre él y supe decir: "Hoy he estado en las nubes. Volveré a repetir".
    Veo a Esther con mucha fuerza, ha sido una mujer con mucha entereza y estoy segura, segura de que saldrá adelante.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre decimos que este patio es como el Red bull que te da alas y como el gofio que te da energías :-D La verdad es que todo salió estupendo porque hasta el tiempo se portó bien, todos los días antes y después lloviendo y ese día amaneció estupendo, de sol y sombra y con 20º ¡Encargado especialmente para nosotras!
      Gracias por todo, Nievitas, por el cargamento de almendrados, quesos, mojos, bienmesabe y otras exquisiteces que nos trajiste, y sobre todo por el cariño y mimo con que nos tratas. A la próxima te llevo un pañuelo para que no tengas maguas del que perdiste.
      Un besote grande.

      Eliminar
  15. Alejandrina Padrón23 de abril de 2018, 20:38

    Puedo saber perfectamente lo que sienten tu y tus amigas. A mi también me ha dado un mazazo esa maldita enfermedad anidando en una amiga del colegio,desde hace eso, unos sesenta años. Los matrimonios, los hijos, las obligaciones laborales te mantienen alejada físicamente durante algún tiempo pero al volver todo sigue igual. Entonces ese dolor lo haces tuyo y te parece mentira que pueda estar pasando eso. Un hurra por ese grupo de amigas tan solidarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas alturas de la vida, Alejandrina, ya tenemos nuestra buena cuota de dolores y alegrías. Habría que pedir, como hace Ángeles Caso en un artículo que publicó hace años, "toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno". Es lo que toca, como nos recuerda Esther.
      Ánimo y arriba los corazones.

      Eliminar
  16. Me emociona Jane, estar en este grupo tan solidario y divertido, que siguen tan habladoras como en el Colegio, todas a una haciendo fuerza para que Ester pronto, esté completamente recuperada y siga animándonos con su sonrisa y su entereza. De Carmen D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de habladoras es una verdad como un templo, no nos callamos ni debajo del agua. Y reírnos también nos hemos reído un rato, pa qué nos vamos a engañar. Somos como los mosqueteros, con eso de todas para una y una para todas jajajajaja.
      Un beso, Carmen Delia.

      Eliminar
  17. Que buen día pasamos !! Todas apañueladas y también apañadas por nuestra Esther.
    Y bien nos reímos, buena terapia !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apañueladas, apañadas, apapachadas (búscalo en el diccionario)..., pero nunca apagadas, Dios nos libre.
      Y más días buenos que pasaremos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Hola, soy "La Hojomeneada". No creo merecer tantos elogios, solo aplico ante estos regalitos nada agradables que nos da la vida, una teoría que me enseñó mi madre: "Burro cargado...".
    Gracias a todas, me he sentido muy querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Burro cargado busca camino. La sabiduría popular se llama así por algo. Y es asombroso como, cuando nos toca un momento chungo (y a todos nos toca en la vida), sacamos fuerzas y ánimos y nos adaptamos a lo que hay.
      Como he dicho muchas veces, no podemos controlar lo que nos pasa pero sí nuestra reacción ante lo que nos pasa. Y tu reacción es la que merece elogios.
      Eres muy querida.

      Eliminar
  19. Qué bonito, Isa. Esa reunión fue especial porque todas éramos una y nuestros corazones en el mismo lugar.
    Esther es una gran mujer. No es el primer obstáculo que la vida le pone en su camino, pero también lo superará como siempre, con su amable resignación y el calor de las que la queremos, que no somos pocas.
    GRACIAS por brindarnos tu hogar para un día tan FELIZ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, Cande, que las puertas están abiertas para todas. Y más con la ayuda que recibo, que a muchas parece que las contrato.
      Estoy segura de que sí, de que saldrá para delante, aunque lo de la resignación pueda confundirse con aceptación y pasividad, que no es el caso. Igual que sacó un negocio adelante a base de tesón y buena mano, también apencará con esto.
      Un abrazo grande, Cande.

      Eliminar
  20. Catalina Trujillo La Roche24 de abril de 2018, 20:34

    Un ejemplo maravilloso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, Caty. Cuando ella me dice: "Pero si no he hecho nada...", yo le contesto: "Dar ejemplo ¿Te parece poco?".

      Eliminar
    2. Catalina Trujillo La Roche25 de abril de 2018, 16:41

      Y una maravilla contar con amigas que compartan estos momentos.

      Eliminar
    3. Sí, Caty. Aristóteles (perdóname por la pedantada pero ya sabes que los de filosofía a cada rato lo traemos a colación) decía que el hombre feliz necesita amigos y dijo que la amistad era lo más necesario para la vida. Tú y yo estamos totalmente de acuerdo con el bueno de Aris.

      Eliminar
  21. Antonia Real Rodríguez24 de abril de 2018, 20:35

    Grandes remedios son el amor y la amistad. Muchos ánimos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira como lo sabes, mi realeza. Dichosos los que son amados porque su vida será siempre más llevadera. Un abrazo.

      Eliminar
  22. Carmen Paz Gutiérrez Arienza24 de abril de 2018, 20:36

    Con un grupo de amigas así y encima solidarias y luchadoras se puede conseguir lo mejor.
    Un beso Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de mis amigas dice que nuestro grupo es mucho, que acompaña más que un perro y además no hay que sacarlo a orinar ;-D Creo que el sentido del humor es también fundamental para ver la vida positivamente.
      Un beso, Carmen Paz.

      Eliminar
  23. La Cándidaeréndira25 de abril de 2018, 15:28

    Querida Jane: ¡Bien me emocioné al leer tu escrito de esta semana!
    Este año, la "Reunión de Primavera" tuvo un aire muy especial, no nos pusimos nuestras pamelas y sombreros floridos del año pasado, sino pañuelos, en solidaridad con Esther, por el duro momento por el que está pasando y por el coraje que está demostrando.
    Lo del pañuelo no sólo fue un guiño sino también la demostración del vínculo que nos une.
    Como dice Ani: "¡Qué orgullosa me siento de mis niñas del Colegio!"
    ¡Y mira que somos un grupo variopinto!... (¡gracias a Dios!, porque si no fuerte aburrimiento...), cada una con nuestra "indio sin gracia", como dijo, hace mucho tiempo, un político "curtísimo"
    ¡Las quiero un montón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, lo de la indiosingracia no lo había oído nunca. Sí que oí una vez a un compañero (también "curtísimo") un "déjense de disquisiteces".
      En lo del grupo variopinto tienes razón: las hay de derechas y de izquierdas, monárquicas y republicanas, pías y ateas, partidarias de las canas y las que "antes muertas que sencillas"... Sin embargo, hemos encontrado la manera de llevarnos bien. Yo también estoy orgullosa de mis niñas del colegio :-D Y aburrirnos, no nos aburrimos.
      Un besote, Candidaeréndira. Sabes que también te quiero.

      Eliminar
  24. Emocionante de verdad, Jane. Un fuerte aplauso para ti y para tus amigas..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Arista. No hemos hecho nada especial sino querer a Esther y ponernos en su lugar. Entre amigas ¿qué menos?
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  25. Hola Jane. Creo que vistos los comentarios que hacen "tus amigas lectoras": Cariño a raudales, respeto exquisito, apoyo incondicional,.....me parece que poco puedo añadir.Un gran beso para Esther,otro para todas tus amigas. Un beso Jane. Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y otro grande para ti, Juan, que siempre estás ahí, también apoyando y acompañando a esta amiga jubilada. Qué bueno tenerte cerca.

      Eliminar
  26. Buenos días Jane: Aunque tarde también yo me uno a este apoyo emocional con tu amiga Esther. Un abrazo fortísimo para las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosa María, tú siempre tan cercana y amable. Otro abrazo muy fuerte para ti.

      Eliminar
  27. Juani Martín Morales28 de abril de 2018, 18:30

    Que bonito que esten asi de unidas. Nuestro curso llora la muerte de una compañera que se que alguna de Vds. la conocian Teresa Ascacibar Armada, chica llena de vida (estamos a la espera de la autopsia), que Dios quiso llevarsela con el, para que desde el cielo junto con varias mas como Carolina Dominguez, Lourdes Martin, Marita, Rosi de la Fe, entre otras nos cuidara y velara por nosotras. Y confiamos que Dios y la Virgen las tengan a todas juntintas, asi que nos protegeran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento mucho, Juani. No la conocía pero sé la pena que es perder a una de las nuestras. Conocí a Carolina y a Marita (su hermana está en la foto de inicio del post). También nosotras hemos perdido a Crucita Corona, a Lali Reyes, a Isabel Hernández, a Antoñita Hernández... y a muchas más, desde que en ingreso perdimos a Onelia Fraga, la primera. Es ley de vida pero no deja de encogernos el alma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Les deseo mucha salud y mucha vida para seguir compartiendo esas maravillosas reuniones. Las amigas son esas hermanas que la vida nos ha regalado. Mis amigas (nos autodenominamos el Club de los Martes) nos reunimos ese día y semanalmente, no cambiaría los ratos, las risas y las confidencias por ninguna otra cosa. Un abrazo y que lo malo pronto solo sea un vago recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves, Rosángeles? Esa es una costumbre muy sana. Mi madre la tenía con sus amigas, mi cuñada está ahora de viaje con las suyas para celebrar que hace 50 años terminaron en el colegio y yo ya ves que sigo la tradición. Creo que es un chute de vitaminas y sana energía. Brindemos por la continuidad de la costumbre.
      Un abrazo y a pasarlo muy bien.

      Eliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html