lunes, 6 de noviembre de 2017

Al olor del orégano


El Castaño de las Siete Pernadas

Hace unos 3 años, en un post que escribí dedicado a los castaños (lo titulé "Toma castaña"), dije esto:
"Hubo un tiempo en que bosques como éste poblaron la isla. Hubo un tiempo de árboles gigantescos, viejos habitantes de las cumbres del norte, como aquel Castaño de las Siete Pernadas de Aguamansa, del que habla Leoncio Rodríguez en "Los árboles históricos y tradicionales de Canarias". Un árbol con fama de llevar ventura a los que enamoraban bajo sus ramas, y tan grande que se podía subir cómodamente una mesa para sentarse a comer en lo alto.
No sé si ahora existirá este castaño o los castañeros de mi infancia, pero lo dudo...".

Y mira por dónde, hace unos días se me quitaron todas las dudas. Nos invitaron al grupo "Lo que las piedras cuentan" (del que ya les he hablado aquí y aquí) a un desayuno y a un paseo posterior por una finca en Aguamansa, y resulta que el Castaño de las Siete Pernadas ¡existe! Allí estaba, con tres pernadas menos, eso sí, pero en pie desafiando todavía a los siglos. Andrés, uno de los dueños de la finca, nos contó que una noche tranquila, sin tormenta ni viento, lo despertó un estruendo terrible, como si el mundo se viniera abajo. Se levantó enseguida y lo encontró así, partido por la mitad "¿Y qué crees que le pasó?" "Vejez, supongo". Pero viejo y todo (se le calculan más de 500 años), sigue siendo impresionante. Dulce María Loynaz, que también visitó la finca en 1951, habla asombrada de él en su libro "Un verano en Tenerife": "El enorme tronco ha tomado un aspecto rugoso, coriáceo, animal casi. El árbol parece más bien un gigantesco paquidermo coronado de ramas milagrosamente verdes.". Todavía hay un hueco (tapado) en su base en donde está guardada la mesa que a veces se subía a sus ramas y que fue testigo de tantas meriendas felices. Nosotros , 20 personas cogidas de la mano, lo rodeamos y abrazamos porque, según dicen, estos seres centenarios saben transmitir buenas energías.

La finca es enorme (48 hectáreas) y preciosa. En los altos del valle de La Orotava y al pie de los acantilados de Los Órganos, ya muy cerca de la cumbre, está llena de árboles excepcionales: castaños enormes, sí, pero también pinos altísimos y manzanos, perales y otros árboles frutales cargados, en este noviembre, de frutos. Y todo el paseo que hicimos hasta el Castaño, y después, más arriba, hasta la Fuente de los 50 Chorros, estuvo acompañado del olor del orégano que tapizaba el suelo de las veredas y rincones.

El olor del orégano, humilde y familiar, nos llevaba a hablar de mojos, salmorejos, licores de hierbas, cazuelas y de tanto plato nuestro que lo lleva como ingrediente. Yo recordaba, riendo, aquella vez que, caminando entre matas de orégano por los montes de Anaga, mi hermana exclamó: "¡Qué olor a pizza!". Esther rememoraba las procesiones de antes en su Guía natal cuando los Descansos -altares que se ponían en las casas para que la imagen los visitara- estaban unidos por pasillos perfumados hechos de orégano y poleo. Todos, mientras cogíamos un ramito o una planta viva para transplantar, caminábamos con calma, fijándonos en hiedras y flores, o en el tronco hueco de otro castaño herido por un rayo o en las gallinas que andaban a sus anchas por todas partes. El aire era limpio a esas alturas y la casa, con un balcón dirigido al valle desde el que, antaño, el padre de los actuales dueños trabajaba (¡qué gozada!), descansaba bajo el sol, sabiéndose vivida y amada...

Qué bueno es que todavía existan sitios así, tan bellos, en los que sumergirte y gozar en un día de otoño. Qué gusto andar entre árboles que ya estaban aquí cuando se fundó La Habana, árboles ajenos a las minúsculas vicisitudes y preocupaciones que ocupan nuestros días. Qué placer darnos cuenta de que los grandes árboles y las pequeñas plantas del orégano conviven y nos muestran lo que verdaderamente importa: existir dando cada uno lo mejor de sí mismo. Y qué contenta me puso que el castaño que creí perdido y destruido, todavía exista... Un día perfecto.

(A Ricardo, Alicia y Andrés, que nos recibieron generosamente y nos mostraron ese pedazo de isla que han conservado milagrosamente sana. A Iris, tan buena organizadora. Y a nuestro grupo, "Lo que las piedras cuentan", por todo lo compartido)





50 comentarios:

  1. Carmen María Duque Hernández6 de noviembre de 2017, 10:07

    Gracias mi niña, todo lo bueno para ti y los tuyos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmelita. Deseemos, sí, que vengan días buenos en los que no pase nada sino este disfrute de la naturaleza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡ Qué olor a pizza! Magnífico, como siempre! Gracias, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hizo mucha gracia el comentario de mi hermana porque los paseos por la naturaleza nos suelen poner líricos. A ella en ese momento, no. Hasta hambre le entró :-D
      Gracias a ti, Claudia.

      Eliminar
  3. Hay en la revista Rincones del Atlántico un interesante articulo dedicado al castaño de las Siete Pernadas. le reenvío el tuyo a mi buen amigo y editor de la Revista Daniel Galván.
    como siempre muy bueno y emotivo´
    saludos alvaro fajardo (alfa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Álvaro. Es de esos árboles, como tu drago, que milagrosamente siguen en pie con dignidad.
      También se habla de él, según nos contaron los dueños, en el libro "Castañeros de Canarias" de Tomás Méndez Pérez:
      "En esta fecunda tierra, hace 500 años, las rudas manos de un colono sembraban un castaño, sin imaginarse que con el tiempo llegaría a convertirse en un monumental árbol de majestuosa corpulencia, cuyas ramas se extendieron en siete gajos que darían lugar a su nombre de Castaño de las Siete Pernadas, sus tentados en un grueso tronco de más de doce metros de circunferencia...".
      Juan del Castillo en "Esencias de La Orotava" dice: "En el castaño se ahorcaban reos en la época de los primitivos pobladores de la isla, y más tarde, era frecuentado por los muchachos del Valle, ya que, según tradición, bajo sus ramas encontraban feliz augurio los devaneos amorosos".
      Ya ves, la muerte y la vida...

      Eliminar
  4. Buenos días Jane: por desgracia sólo puedo añadir añoranza a mí escrito. ?Por qué talaron los tilos de mi calle?, y ? aquél chopo enorme?. Ahora hay casas de seis pisos.
    Un saludo muy cariñoso.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo mismo con los grandes laureles y el tamarindo del patio de mi colegio. Formaban parte de nuestra vida y los creíamos eternos, y sin embargo, cayeron con muchas cosas más. También hay ahí bloques de edificios.
      Por eso, fue un placer saber que el castaño todavía existe y que hay sitios donde miman y valoran a los árboles.
      Un abrazo, Rosa María.

      Eliminar
  5. Con restos de castaños seculares se pueden hacer esculturas originales que algunos llaman object truové, ready made, o found art que en español se traduce como arte encontrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con una rama de sabina mi tío Aldo Pérez Duque, que era un magnífico escultor, me hizo una escultura que semeja un ave a punto de alzar el vuelo. Lo curioso es que respetaba muchísimo las líneas de la rama. Mi tío ya no está pero su "object trouvé" reposa en mi salón y me gusta cada vez que lo miro.

      Eliminar
  6. Alicia de la Rosa Vilar6 de noviembre de 2017, 10:50

    Ohhhh que bonito Isabel, muchas gracias por compartirlo, se lo haré llegar a Andrés, que por el entorno donde vive, ni internet ..., le encantará

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alicia. Por no extenderme mucho no mencioné todo lo que ese día nos dieron ustedes: la oportunidad de visitar un lugar único, ese desayuno tan bueno con el sol amagando por salir entre nubes, los retos de encontrar las postales antiguas escondidas, las explicaciones sobre la casa, la familia y la finca, la lección de apicultura que nos dio Andrés, el placer de caminar entre árboles centenarios... Como dijo Melchor en el almuerzo, hacen honor al nombre de Anfitrión. Vinimos todos encantados.
      Un abrazo para los tres y dile a Andrés que ha elegido una forma de vida que muchos envidian.

      Eliminar
  7. Carmen Paz Gutiérrez Atienza6 de noviembre de 2017, 11:27

    Magnífico tu relato de tan bonita excursión.
    Supongo que fué un día inolvidable para todos los que allí acudieron, como siempre me ha encantado.
    Un abrazo Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo fue, Carmen Paz. A los de fuera les suele extrañar que no conozcamos la isla como la palma de la mano pero ¡hay tantos sitios increíbles que no conocemos! Iris, nuestra organizadora, lo sabe y siempre nos sorprende. Un día, como dices, para guardar en la memoria, igual que guardamos el olor del orégano.

      Eliminar
  8. Agueda Caballero Ruano6 de noviembre de 2017, 11:35

    Isabel: me encantan y emocionan tus escritos, pero éste especialmente. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como buena bióloga, hubieras disfrutado un montón, Águeda. Juancho, que fue también (de él es la mano que sostiene en la foto el ramito de orégano), se lo pasó pipa. Y fue también un lujo tenerlo al lado porque nos iba señalando los pinos que eran canarios y los que no, o los nombres de algunas plantas que veíamos.
      Por cierto en el libro que cité en otro comentario más arriba ("Castañeros de Canarias" de Tomás Méndez Pérez) dice que el genoma del Castaño de las Siete Pernadas "es muy particular al no tener relación de parentesco con los otros especímenes de su especie, de su entorno".
      Un abrazo y muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
    2. Agueda Caballero Ruano6 de noviembre de 2017, 15:10

      Sí que me hubiese gustado ir. Me imagino la estampa de todos abrazando el castaño y me hubiese encantado participar. Me recuerda a un vídeo que le ponía a mis alumnos en donde aparecía el árbol mas grueso del mundo. Abrazotes

      Eliminar
    3. Fue divertido. Nos hicieron hasta un vídeo. De todas formas, me da que el castaño pasaba un poco de nosotros, miserables seres que solo viven poco. Pero no nos desanimamos y, hala, a abrazar, que no se diga...

      Eliminar
  9. Esther Casañas Morales6 de noviembre de 2017, 11:43

    Preciosa narración de un día inolvidable , acompañados por unos excelentes anfitriones que nos abrieron su casa y finca para que disfrutáramos del día. Espero que nos vuelvas a deleitar en un paseo en primavera, cuando la flor de mundo, hortensias y flores de sus manzanos, estén en su apogeo y junto al olor del orégano, vengamos embriagado de su perfumen. Gracias por dejarnos participar de tus maravillosos escritos. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Esther, disfruté un montón hablando contigo y conociéndote al fin después de tanto tiempo. Gracias por contarme lo de los caminos de orégano. Me puedo imaginar el aroma, nada que ver con las alfombras de flores con las que los sustituyeron después.
      Mi madre tenía en la azotea cajones de hierbas aromáticas que perfumaban el aire cada vez que subíamos a tender la ropa. Hoy todavía, cada vez que tiendo, me viene sobre todo a la memoria el olor del cilantro. Benditas hierbas.
      Un abrazo grande y otra vez, muchas gracias.

      Eliminar
    2. Esther Casañas Morales6 de noviembre de 2017, 15:15

      Solo una aclaración sin importancia, era poleo y no tomillo, pero es igual, si hubiese habido en cantidad, seguro que lo hubiesen puesto . El poleo, se iba a buscar el día antes a los Montes de Chio y se picaba

      Eliminar
    3. Estuve a punto de mandarte un mensaje para preguntarte porque no estaba segura. Pero no pasa nada, se cambia y se acabó 😉

      Eliminar
    4. Esther Casañas Morales6 de noviembre de 2017, 15:50

      No hace falta, Isabel, por favor. No lo toques.

      Eliminar
    5. Ya lo cambié. En estos tiempos en que por menos de nada se cambia la historia, mejor ser rigurosos hasta en lo mínimo :-D Imagínate que alguien haga una tesis sobre las costumbres de Guía de Isora y la gente se vuelva loca a ver en qué sitio crecía tomillo.
      Un beso y mil gracias.

      Eliminar
  10. Ya sabía yo que de esa preciosa excursión saldría un campestre post!!

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. También lo eran las fotos maravillosas que hiciste tú...
      Gracias, Carlos.

      Eliminar
  12. Carmen Teresa Hernández Bruno6 de noviembre de 2017, 15:26

    Muy bonito, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que todo se confabuló para que también fuera un día bonito: el día entreverado de nubes y sol con una temperatura agradable, los magníficos anfitriones, la buena compañía y el paisaje incomparable lleno de sorpresas. No se podía pedir más.
      Gracias, Tere.

      Eliminar
  13. América Esperanza León González6 de noviembre de 2017, 15:29

    ¡Magnífico relato! Ya nos tienes acostumbrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá fuera un relato y ojalá fuera magnífico, sagerá! Los que son magníficos son los componentes de este grupo al que me honro en pertenecer.
      Besotes.

      Eliminar
  14. Hola Isa
    Voy peor que otras veces (?) con la cosa del tiempo. O contra el tiempo.
    Solo que sepas que lo leí y me gustó mucho. Bueno lo de las energías positivas, no. Toni seguro que te dice lo mismo que yo sobre eso de las trasmisiones de energías positivas (o negativas). Pero la belleza del bosque y el agradecimiento por conservarlo, está relatado con tu divino teclado (lease pluma). Pero échale un tiento, cuando te quede un rato, a quien conserve algún tabailal o algún cardonal o algún escobonal. Mas modestos pero también tan maravillosos, llenos de vida y sugerentes. Y tan canarios.Y los arrasan sin piedad y sin esconderse.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, como le dije a Águeda más arriba, me da que ni energías ni nada, el castaño pasando de nosotros. Una vez un médico homeópata nos dijo que pusiéramos la cama orientada según no sé qué energías subterráneas. A Toni casi le da un síncope, él que en su especialidad tuvo que estudiar tanta Geofísica. Pero los seres humanos somos tan desvalidos que nos inventamos mitos y en todas partes buscamos ayuda.
      Es verdad que los tabaibales, cardonales y escobonales son preciosos. Dan nombre a localidades (algunas muy feas) en donde antes reinaron como dueños absolutos. Sí que es una pena.
      Un besote y gracias. Y a relajarse y disfrutar del tiempo.

      Eliminar
  15. Gracias Isabel! A ver la próxima! Me hubiese encantado.Un lugar mágico,viendo las imágenes!��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues algo de mágico sí tenía. Había algunos pinos que lucían unas barbas verde pálido que en algunos sitios del norte de España dicen que son las cabelleras de las rusialkas, las hadas del árbol. Imagina que nos hubiera dado por fantasear. El lugar se presta, la verdad.
      A la próxima no te podemos poner falta como ahora.

      Eliminar
  16. Dos veces que he escrito y ahora veo que no sé donde se fue..A la tercera entonces..pues eso,que es una fantástica descripción de un estupendo día y lugar,con una excelente compañía que invita a cerrar los ojos y sentir como si se estuviera allí.Gracias por tan bello relato. :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí a cada rato me desaparecen cosas del móvil o del ordenador. Cuando les pregunto a los expertos me dicen que "estarán en la nube". Allí se encontrarán con los comentarios tuyos anteriores. A ver si un día nos paseamos por la nube esa y empezamos a recuperar fotos, escritos, comentarios...
      Ya te lo dije en su momento, pero te lo repito. Eres una estupenda organizadora ¡Hasta mapas nos mandaste! Y el sitio de la comida, estupendo. Y bien alegamos... Brindemos por que ocasiones como esta se repitan.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  17. Un tronco precioso el de ese castaño. Con una base tan anciana es normal que quebrara un poco su perímetro; aun así, no deja de ser una joya de la naturaleza y un tesoro a proteger, porque abrazarlo es tarea imposible, ja ja ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A abrazarlo nos aplicamos los 20 y pico que fuimos. Imagina cuando estaba el tronco original, se hubieran necesitado 40.
      Siempre fue un sitio especial. En un artículo sobre castaños que me envía Álvaro Fajardo publicado en la revista Rincones del Atlántico, dice que en estos llanos hubo un "bailadero", un lugar a donde iban los guanches en época de sequía para bailar y hacer balar a las cabras pidiendo al cielo que lloviera. Todavía hoy se nota el respeto.
      Lo que dices, una joya a proteger. Ojalá dure otros 500 años más.
      un beso, Cande.

      Eliminar
  18. Ignacio Luján García San7 de noviembre de 2017, 20:42

    Gracias Isa, me llenó.
    El paseo y el relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ignacio.
      Y la comidita también, que estaba bastante aparente :-D

      Eliminar
  19. ¡Y una envidia que me entró a mi!
    El olor a orégano llegó hasta Icod...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te echamos de menos, Elvira. Y no me extraña lo del olor. Cuando hago conejo en salmorejo el olor se extiende y eso que son un par de cucharadas. Imagínate veredas llenas...
      Un besote.

      Eliminar
  20. Como siempre,encantador momento de leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Begoña, tú sí que eres encantadora.
      Besos.

      Eliminar
  21. Esta entrada me recordó a un pequeño terreno cerca de la casa de mis abuelos lleno de castaños. Justo por estas fechas mis primos y yo recogíamos las castañas que luego mi tía cocía o asaba en la cocina de leña. Los talaron todos y levantaron una casa de las feas. Alrededor, solo barro, ni un jardín bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué rabia ¿verdad? Pero por lo menos ese recuerdo y el sabor y el olor de las castañas asadas -uno de los más placenteros- nadie te lo podrá quitar.
      El día de Aguamansa las cogíamos del suelo, todavía en los erizos y nos las comíamos tal cual.
      Un abrazo, Dorotea.

      Eliminar
  22. Hola Jane. A pesar de los humanos todavía quedan "bosques" por donde caminar y sentirse lejos, muy lejos del ruido y los problemas.
    Este verano estuve en La Palma e hice dos "escapadas a bosques". El primero cerca de la Cueva de la Zarza y el segundo a Los Tilos Altos.A pesar de que había mucha gente caminando había ratos en que no oías nada y "se escuchaba el silencio".Hacía mucho tiempo que no lo escuchaba......
    Lo malo de caminar y coger una rama de orégano es que si te pilla el Seprona, multa que te pego!!!!!!!.Un beso Jane.Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Juan, y yo que me acuerdo de venir de ese Teide con un gran ramo de retama blanca para luego ponerlo en un jarrón en casa. Ahora me "enretamarían"...
      Y qué maravilla escuchar el silencio en un bosque. Cuando era pequeña me acuerdo de que ese era el consejo que el padre de Sissi, en la película, le daba, antes de que se casara con el emperador y se metiera en follones políticos: "Cuando te agobies, sube a los bosques y oye el silencio de la naturaleza". Aunque quedan pocos por estos lares, todavía en alguno se puede escuchar. Qué buenas esas escapadas...
      Un beso, Juan.

      Eliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html